Novedades en la Memoria de Cuentas Anuales

Tras la publicación de la Orden JUS/319/2018, de 21 de marzo, por la que se aprueban los nuevos modelos para la presentación en el Registro Mercantil de las cuentas anuales de los sujetos obligados a su publicación se ha generado el debate de cómo este punto afecta en la redacción del informe del auditor: qué se considera “Otra información” y si el auditor debe o no opinar sobre ella.

En esta Orden se establece, entre otras modificaciones, un cambio en la ubicación en la memoria (en las cuentas bajo PGC-PYMES o formuladas en formato Abreviado) de la información sobre aplicación del resultado y sobre el periodo medio de pago a proveedores. Lo que con anterioridad a 2017 se incluía como puntos específicos en la Memoria de Cuentas Anuales, en la actualidad sólo existe obligación de informar en el momento de la presentación de los estados contables en el Registro Mercantil correspondiente, como documentos anexos.

Es en este punto en el que surge la duda ¿debe someterse a verificación por parte del auditor en tanto no se corresponde a información a suministrar en las cuentas? Cuestión ésta que ha sido tratada por el ICAC en una consulta resuelta al efecto.

La NIA 720 parece dejarlo claro. La aplicación del resultado y la información de pago a proveedores se presentan acompañando las cuentas anuales que se están revisando, y además, está requerido por una disposición legal. La primera respuesta, por tanto, sería afirmativa: al acompañar a las cuentas, el auditor debe incluir una opinión sobre si ésta es conforme a la normativa aplicable. Al tiempo que, , en caso de existir, el auditor indicaría las incorrecciones detectadas, en dicha información.

Sin embargo debemos plantearnos otra cuestión añadida ¿en qué momento acompaña a las cuentas anuales? Ahí está, en realidad, la clave:

  • la aplicación del resultado debe formularse por los administradores (art 253.1 TRLSC) al mismo tiempo que la totalidad de las Cuentas Anuales (balance, pérdidas y ganancias y memoria en caso de PYMES), por tanto, está a disposición del auditor con anterioridad a la emisión del informe y, por extensión, opinará sobre la misma.
  • la información sobre pago aplazado a proveedores son datos a comunicar en el momento del depósito de las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil, lo que implica que no se le facilita al auditor con anterioridad a la emisión del informe y, no opinará sobre la misma.

De cara a la emisión del informe de auditoría de cuentas anuales, nuestra recomendación es que, por simplicidad, directamente se informe en la memoria de las cuentas anuales sobre la aplicación del resultado. Con ello se evita que el informe deba incluir el párrafo específico sobre Otra Información, si bien igualmente habrá de ser una cuestión a comprobar por el auditor.

Proyecto de Resolución del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas

En Abril de 2018 se ha publicado el Proyecto de Resolución del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas por el que se aprueban los criterios de presentación de los instrumentos financieros y otros aspectos contables relacionados con la regulación mercantil de las sociedades de capital.

El principal objetivo que se persigue es el desarrollo de criterios de presentación en el balance de los instrumentos financieros acorde a las Normas Internacionales, tratando además de orientar el registro contable de ciertas operaciones mercantiles sin regulación exhaustiva, o con pronunciamientos parciales a través de la resolución de consultas.

Finalizado el plazo de audiencia hace ya varios meses, se prevé su publicación definitiva en fechas próximas, dado que era intención del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas que esta Resolución tuviese fecha de aplicación para ejercicios iniciados a partir del 1 de enero de 2019.

Los asuntos abordados por la referida Resolución los resumimos a continuación:

  • Capitulo I: se incluyen las disposiciones o criterios generales en materia de presentación de instrumentos financieros y, en particular, las definiciones de pasivo e instrumento de patrimonio.
  • Capítulo II: se analiza el tratamiento contable de todas las aportaciones sociales.
  • Capítulo III: se estudia la contabilidad de la adquisición y enajenación de acciones y participaciones propias.
  • Capítulo IV: se aborda el análisis de los problemas que suscita la reformulación de cuentas anuales y la subsanación de errores contables.
  • Capítulo V: tratamiento contable de la remuneración de los administradores.
  • Capítulo VI: está dedicado a la aplicación del resultado del ejercicio.
  • Capítulo VI: dedicado a la aplicación del resultado del ejercicio.
  • Capítulo VII: trata los aumentos y reducciones de capital.
  • Capítulo VIII: se analizan los aspectos contables relacionados con la emisión de obligaciones a la luz de los criterios incluidos en la NIC-UE.
  • Capítulo IX: se aborda el tratamiento contable de la disolución y liquidación ordinaria regulada en la LSC.
  • Capítulo X, se dedica al estudio de implicaciones contables de las modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles, incluida la transformación y el cambio de domicilio.

En algunos casos se aportan nuevos criterios a considerar y en otros se fijan criterios que ya se venían sosteniendo como correctos, al tiempo que incluso en otros casos se llegan a contradecir criterios previos fijado anteriormente por el ICAC a través de consultas. Así, por ejemplo se aclara que “cuando existan pérdidas acumuladas y el resultado del ejercicio sea positivo, en caso de que el patrimonio neto sea inferior al capital social, la totalidad del resultado del ejercicio debe destinarse a la compensación formal o saneamiento de las pérdidas sin que en este caso proceda destinar una parte del resultado a dotar la reserva legal”. Nótese como esta postura difiere de la publicada en la consulta 5 del BOICAC nº 99, de septiembre de 2014.

En definitiva, habremos de estar atentos a la publicación definitiva de dicha Resolución, que comentaremos en su momento en este mismo foro.